Prevenir el abuso en las redes sociales, una responsabilidad de todos

Prevenir este tipo de acoso es vital para que los menores puedan desarrollar plenamente su potencial.

El matoneo en las redes sociales o bullying cibernético, también conocido como ciber-intimidación es una forma de abuso que puede causar el mismo daño que otros tipos de bullying - en algunas ocasiones puede ser incluso peor, debido al amplio alcance que tienen las redes sociales y que lleva a que la vergüenza por este tipo de acoso sea incluso mayor.

Una de las características de este tipo de acoso es que es muy difícil evitarlo, por lo que cualquier persona puede ser víctima, sin importar donde se encuentre o a que se dedique.

Sin embargo, debido a múltiples factores como la inmadurez infantil y la falta de pautas de crianza adecuadas, el acoso en las redes sociales es un fenómeno que afecta especialmente a los niños, niñas y adolescentes.

Prevenir este tipo de acoso es vital para que los menores puedan desarrollar plenamente su potencial y crezcan con un nivel de autoestima alto que les permita un crecimiento integral en todas las áreas de la vida.

¿Qué puede hacer un niño, niña o adolescente que sea víctima de acoso o bullying en las redes sociales?

El bullying en las redes sociales puede llevar a que los menores se sientan terriblemente mal. Cuando los niños y adolescentes están conectados todo el tiempo en las redes sociales, esto significa que los acosadores pueden meterse en sus vidas y hacerles sentir que no hay un lugar seguro para ellos. Sin embargo, hay algunas cosas prácticas que los menores pueden hacer para detener el bullying en las redes sociales.

Cambiar las configuraciones de privacidad: Los niños, niñas y adolescentes pueden asegurarse de que sus configuraciones de privacidad tengan unos ajustes estrictos. Los padres pueden ayudar a sus hijos a establecer configuraciones de seguridad que sean sólo para los amigos o privadas.

Bloquear y eliminar contactos: Una de las formas más sencillas en la que los menores pueden detener el ciberacoso o bullying en las redes sociales es bloquear a cualquier contacto, que les esté molestando.

Mantener los detalles personales en privado: Se debe aconsejar a los niños, niñas y adolescentes a que mantengan la dirección de su casa, su teléfono y otros datos críticos como el nombre de la escuela o información personal como privada o que no la coloquen en las redes sociales.

Pasar menos tiempo en las redes sociales: Si los niños sienten que el bullying en las redes sociales no se detiene, una buena opción es que se desconecten de las redes sociales por un tiempo.

Tomar capturas de los mensajes y publicaciones de acoso: Pueden servir de evidencia en caso de que el ciberacoso provenga de algún compañero de la escuela, o de una zona residencial cercana. Con esta evidencia, los padres de familia, docentes y autoridades educativas pueden tomar medidas para sancionar al acosador.

Puede que resulte difícil de comprender pero las personas que hacen bullying frecuentemente son víctimas de inseguridades, están llenas de dolor y su única herramienta de desahogo es descargar sus frustraciones en otras personas. Entender esto, puede ser de gran ayuda a las personas que son víctimas de acoso, ya que esto les brinda una perspectiva más realista del fenómeno. Se puede comprender así que el acoso no tiene nada que ver con el valor personal de quien lo sufre, sino que es el resultado de las inseguridades emocionales de quien lo infringe.

¿Qué podemos hacer para prevenir el bullying en las redes sociales hacia los niños, niñas y adolescentes?

Todas las personas podemos hacer algo para enfrentar el bullying una vez que lo identificamos. Las siguientes son algunas de las formas en las que podemos detener este fenómeno:

No participar del acoso en las redes sociales, aún cuando veamos a amigos o conocidos que nos incentiven a hacerlo.

No distribuir rumores en línea. Alzar la voz contra los rumores y la mala información una vez que los identifiquemos.

Reportar y bloquear a las personas que incitan al bullying o que lo llevan a cabo.

Informar a las autoridades escolares en caso de que el bullying esté siendo llevado a cabo por un integrante de la escuela en la que estudias o en la que estudian tus hijos.

En caso de observar amenazas graves contra la vida o integridad física de otras personas, o en caso de que tú seas víctima de esas amenazas no dudes en informar a la policía.

En Bethany trabajamos para que los niños puedan crecer en espacios seguros, sanos y amorosos. Dado que un sentido de confianza personal alta y de autoestima es clave para que los menores se sientan preparados para abordar de forma correcta fenómenos como el acoso escolar y el ciberbullying, desarrollamos talleres psicológicos y lúdicos en los que menores de condiciones vulnerables y migrantes, pueden interactuar de una forma positiva y tener herramientas de afrontamiento a futuro.

De la misma manera, en los casos en los que se acompaña a la población migrante que es beneficiaria de los diversos programas de ayuda de Bethany, buscamos identificar cualquier tipo de circunstancia que esté afectando de manera negativa el desarrollo de los menores. En dichos casos, brindamos acompañamiento psicológico y remisión de casos dependiendo de las necesidades que refieren los niños, niñas y adolescentes.

Somos conscientes que prevenir el acoso en las redes sociales o ciberbullying es una responsabilidad de todos, por lo cual informamos de manera recurrente sobre las diversas circunstancias que pueden conducir a la emergencia de este fenómeno en los contextos en los que los niños, niñas y adolescentes se desenvuelven, al tiempo que invitamos a todas las personas que en algún momento han sido testigos del acoso en las redes sociales a que contribuyan a su prevención y a que, dependiendo del caso, lo pongan en conocimiento de las autoridades correspondientes.

En caso de que conozcas un caso de bullying o seas víctima de acoso o matoneo puedes comunicarte con las líneas de atención de Bethany en Bogotá al 3504848702 o 3184201827 y en Cúcuta al 3175361278, 3175924111, al 3174868180 o a la línea 141 del ICBF para recibir orientación y apoyo profesional al respecto.