Una radiografía de la migración venezolana en Colombia

La grave crisis que se ha generado por causa de la pandemia ha llevado a que las condiciones de muchos venezolanos residentes en el país empeoren de forma dramática.

La migración venezolana en los últimos diez años ha tenido como destino principal a Colombia, país con el que comparte una extensa frontera de 2.219 kilómetros, una gran cercanía histórica y geográfica (por ser ambas naciones herederas de la antigua nación liderada por Simón Bolívar, la Gran Colombia), y a diferencia de Brasil, un idioma común, el español. Todos estos factores configuran un escenario ideal para que en tiempos de crisis como la actual, la mayor parte de los migrantes y refugiados venezolanos miren hacia Colombia como su principal destino y esperanza ante una coyuntura económica, política y social que hace que cualquier pronóstico sobre el futuro de Venezuela parezca gris e incierto.

Si bien la crisis venezolana política y social puede remontarse a un periodo anterior al año 2014 (año en el que empieza a registrarse un aumento considerable en la migración de ciudadanos venezolanos a otros países del mundo), el agravamiento de las condiciones económicas que se produce tras la caída de los precios internacionales del petróleo en el año 2015 genera una crisis masiva que obliga a muchas familias a emigrar, toda vez que los alimentos básicos empiezan a escasear y las condiciones del empleo empeoran drásticamente.

De acuerdo a los datos de Migración Colombia en su último informe sobre el estado de los venezolanos en Colombia, la migración de venezolanos hacia Colombia empieza a incrementarse desde el año 2014, año en el que llegaron 23.573 personas al país. Desde entonces y hasta el 2016 se producirá un aumento gradual hasta llegar a los 53.747 migrantes y refugiados registrados en el país. En el año 2017 la crisis migratoria empeoró dramáticamente, pues ese año se encontrarían en el país más de 400.000 migrantes y refugiados. Para el año 2018 serían 1.174.743 personas y en el 2019 se produciría el registro más alto de migración pues para ese momento se encontraban 1.771.237 migrantes y refugiados venezolanos viviendo en Colombia. Actualmente la cifra de migrantes y refugiados residiendo en el país es de 1.715.831 personas.

De estas 1.715.831 personas, 769.207 han regularizado su situación migratoria obteniendo el permiso especial de permanencia, mientras que 946.624 personas aún no han regularizado su situación en el país, hecho que los hace más vulnerables ante condiciones de acoso y violencia o en la imposibilidad de acceder a un empleo formal.

Los actuales registros de Migración Colombia también brindan una mirada detallada a la composición demográfica de los venezolanos residiendo en Colombia. Se puede observar que de este gran registro de 1.715.831 personas que residen en Colombia, el 49% son mujeres y el 51% son hombres. De la misma manera se observa que el 8% de los migrantes y refugiados son menores de 4 años, el 16% se encuentran en edades comprendidas entre los 5 y los 17 años, el 37% corresponde a población de entre 18 y 29 años, el 21% se encuentra entre los 30 y 39 años, un 10% se encuentra en edades de los 40 a 49 años, un 5% entre los 50 y los 59 años, y un 2% entre los 60 y 69 años. Estos datos nos señalan que la gran mayoría de los venezolanos migrantes y refugiados son jóvenes y adultos jóvenes (de 18 a 39 años) los cuales conforman el 67% de la población.

Migración Colombia también indica que los destinos a los cuales más venezolanos llegan una vez instalados en Colombia son la ciudad de Bogotá y los departamentos de Norte de Santander y Atlántico con una recepción estimada del total de la población migrante en un 19.46%, 11.19% y un 9.24% respectivamente.

Por otra parte, durante el 2020, y como consecuencia de la pandemia del COVID19, el número de migrantes y refugiados venezolanos residentes en Colombia se redujo desde las 1.793.454 personas hasta llegar a las 1.715.831. La grave crisis que se ha generado por causa de la pandemia ha llevado a que las condiciones de muchos venezolanos residentes en el país empeoren de forma dramática. Y es que a pesar de los esfuerzos por parte del gobierno colombiano para lograr la regularización de los migrantes y refugiados, se han regularizado más de 400.000 migrantes y refugiados venezolanos durante los últimos dos años, muchos de ellos enfrentan situaciones precarias en términos de habitabilidad, seguridad alimentaria, empleo, entre otros factores.

En este contexto, desde Bethany continuamos trabajando para mejorar las condiciones de los migrantes y refugiados venezolanos residentes en Colombia, concretamente mediante la entrega de ayuda alimentaria o remisión a múltiples entidades de ayuda para el apoyo financiero en términos del pago de arrendamiento y otros gastos. Así mismo seguimos proveyendo espacios de escucha y apoyo psicosocial a las familias venezolanas y a los menores de edad, comprendiendo así que la crisis económica y social que los ha obligado a salir de su país también tiene un costo psicológico y emocional que no puede ser pasado por alto. La esperanza en un futuro mejor para las familias migrantes y refugiadas sigue siendo hoy nuestro estímulo para trabajar cada día en las diversas labores humanitarias que implican la superación de toda situación de carencia y de sufrimiento que ellos enfrentan.

Ayúdanos a seguir apoyando a las familias migrantes y refugiadas. Conoce cómo hacerlo aquí.